Bitácora de Héctor Acebo, poeta, periodista cultural y doctor en Periodismo

Bitácora de Héctor Acebo, poeta, periodista cultural y doctor en Periodismo.
-Correo: acebobello@gmail.com
-Instagram: @hectoracebo
-Twitter: @HectorAcebo

jueves, 28 de febrero de 2013

Javier Rivera escribe sobre mi micropoema "Besos"

El maestro Javier Rivera escribió hace tres días, en El Progreso de Lugo, unas elogiosas líneas sobre mi micropoema "Besos" (que probablemente forme parte de mi próximo libro, aún en preparación): 

Los 140 caracteres de un tuit, reducidos ya a 118, no dan para mucho. Ya sé que hay auténticos artistas del aforismo y del microrrelato. Del conocidísimo ‘Cuando despertó, el dinosaurio aún estaba allí’, de Augusto Monterroso, al reciente micropoema que me envía Héctor Acebo, el joven vate de San Tirso de Abres: ‘Tanto la besé, la besé tanto, que destiñó su moreno’. Convendrán conmigo que casi ninguno de los mensajes que reciben habitualmente rayan ese nivel de ingenio o sensibilidad (...)

Para leer el artículo completo de Javier Rivera, titulado "Un habitante del Pleistoceno", pincha aquí

Uno tuvo la suerte de recibir el magisterio de Rivera en la redacción central de El Progreso. Gratos recuerdos... 

Mi querido Javier Rivera, redactor y columnista del diario lucense El Progreso. 

miércoles, 27 de febrero de 2013

En la muerte de María Asquerino

Ha muerto María Asquerino, una gran dama de nuestro cine y nuestro teatro. Tenía 85 años. Mucho me impresionó su papel en Surcos (J. A. Nieves Conde, 1951): una mirada retadora, unos andares sensuales, modernos, que contrastaban con la moral de sacristía franquista...


Un fotograma de Surcos, obra maestra de Nieves Conde, cuyo guión llevaba la firma de Torrente Ballester. 

lunes, 25 de febrero de 2013

viernes, 22 de febrero de 2013

No meu maxín


Imaxineite camiñando por unha das vereas do meu pobo.

(Te he imaginado caminando por una de las veredas de mi pueblo.)

En la televisión


Junto a Emma Bernardo y a Patrick Asensi, presentadores del programa "¡Buenos días, Iberoamérica!", de Iberoamérica TV. Emma y Patrick me entrevistaron el pasado 14 de febrero. 

miércoles, 20 de febrero de 2013

Besos

Tanto la besé, la besé tanto,
que destiñó su moreno.
Madrid, diciembre de 2012
Laura Sin Díaz. Imagen de Marc Rams. 
(Este poema mío se publicó en La Huella Digital, 19/02/2013)

lunes, 18 de febrero de 2013

Un mundo

Non saíu nunca do seu pobo. Non tivo o soño de "coñecer mundo". Pois el era dono dun mundo (e de que mundo!).

No salió nunca de su pueblo. No tuvo el sueño de "conocer mundo". Pues él era dueño de un mundo (¡y de qué mundo!).

Francisco Rabal, en El disputado voto del señor Cayo, unha película de Antonio Giménez Rico.

jueves, 14 de febrero de 2013

En el Día de San Valentín



Llegué hace un rato del plató de Iberoamérica TV, donde, con motivo de un día tan señalado, hablamos del amor y de mi poesía. Os regalo uno de los poemas que recité (es posterior al proceso creativo de mi ópera prima, Camas de hierba):
BESOS 
Tanto la besé, la besé tanto,

que destiñó su moreno. 

¡Feliz Día de San Valentín!
 

miércoles, 13 de febrero de 2013

Mañana me entrevistarán en 'Iberoamérica TV'

Mañana —Día de San Valentín— me entrevistarán, a partir de las 11:00 horas, en el programa "¡Buenos días, Iberoamérica!" de Iberoamérica TV. Este novísimo canal madrileño puede verse a través de la TDT (sólo en Madrid y en la Costa del Sol) y de la web (http://iberoamericatv.tv/). Hablaremos del amor y de mi libro, Camas de hierba (Ediciones Vitruvio, 2011). Además, leeré algún poema. La entrevista durará unos 20 minutos, creo. 

EL AMIGO DE LAS CHICAS 
De pequeño pensé en hacerme poeta 
o, en su defecto, gay para elogiar 
la ternura y los meandros de las chicas. 
Para descalzarlas, para darles un beso 
en la mejilla y para decirles (una a una, 
entre susurros):                        
                         "Que descanses. Llámame 
por la noche, si te destapas: no vayas a coger frío…". 
Pero ellas (no sé por qué) en seguida 
me vieron como a un amigo…                                            
                                              Y más tarde, 
cuando crecimos, comprobé (para mi daño) 
que a la mayoría, más que ver lo que les gustaba, 
les gustaba lo que veían, fuese lo que fuese. 
Como el poeta ahí no tenía cabida, 
acabé escribiendo poemas en el otro sentido: 
Para decirles lo que les diría 
y nunca pude —ni podré— decirles. 
(De mi libro Camas de hierba)

 La portada de mi ópera prima, Camas de hierba.

lunes, 11 de febrero de 2013

Una imagen familiar



Éstos son los míos. Una abuela cuya calma amansa a los lobos. Un abuelo que apenas ha leído un libro y que, sin embargo, conoce todos los misterios del bosque. Una tía cuyo arrugado rostro era el mapa de la emoción... Éstos son los míos. Y yo, en el momento de la fotografía*, no podía hacer otra cosa que admirarlos. Me sentía protegido al lado de ellos. Exactamente igual que ahora.  

*La imagen fue tomada en Robaín (Santiso), en septiembre de 2000. 

domingo, 10 de febrero de 2013

Sin ambages

Los ambages son, a menudo, buenos aliados de la confusión: la dicción clara supone, para ciertos informadores sumisos, un riesgo. 

sábado, 9 de febrero de 2013

Delibes y la flor del saúco


—¿Sabes qué te digo? —dijo Víctor, de pronto, y su voz se iba caldeando a medida que hablaba—: Que nosotros, los listillos de la ciudad, hemos apeado a estos tíos del burro con el pretexto de que era un anacronismo y... y los hemos dejado a pie. Y ¿qué va a ocurrir aquí, Laly, me lo puedes decir, el día en que en todo este podrido mundo no quede un solo tío que sepa para qué sirve la flor del saúco?

Miguel Delibes, El disputado voto del señor Cayo, 1978



Francisco Rabal, en una escena de El diputado voto del señor Cayo (Antonio Giménez-Rico, 1986). 

viernes, 8 de febrero de 2013

El trabajo del poeta

Borges: "La tarea del arte es transformar todo eso que nos ocurre continuamente, en símbolos, en música…, para que pueda perdurar en la memoria de los hombres. (...) Esos símbolos pueden ser —me imagino— colores, formas, sonidos… En el caso del poeta, son sonidos y también palabras: fábulas, relatos, poesías. Quiero decir: la tarea del poeta es continua, porque no se trata de trabajar de tal hora a tal hora: uno continuamente está recibiendo algo del mundo externo, y todo eso tiene que ser transmutado; en cualquier momento le puede llegar esa revelación. El poeta no descansa: está trabajando continuamente: cuando sueña, también." 

Joaquín Soler Serrano entrevista a Jorge Luis Borges en 1976, para el programa "A fondo" de TVE. 

Desde la adolescencia

Me acuerdo de unos versos que escribí con 17 años y que forman parte de un poema transido de dolor:
Soy esa sardina que nadie devora  
por miedo a atragantarse 
con su esqueleto de porcelana.

Estos versos probablemente tengan muy poco valor lírico, pero creo que en ellos ya están presentes dos de mis constantes temáticas: el deseo y el desencanto (que el protagonista adolescente eleva al cubo, claro).

sábado, 2 de febrero de 2013

Definiendo a Rajoy

Rajoy: político de vuelo gallináceo.



El vuelo más largo que ha hecho una gallina es de 13 segundos, leo en A que no sabías..., de donde extraigo la foto.

viernes, 1 de febrero de 2013

Palabras castellanas

Algunas palabras castellanas que me fascinan: "pizpireta", "zozobra", "magín", "miranda", "marina", "coruscante", "esplendente", "senos", "alba", "isla", "susurro", "rielar", "trigueño", "taciturno", "soneto", "delicia", "ventisquero", "perfume", "sibilina", "sinuoso", "álabe", "murmullo", "muchacha", "venero", "caricia", "mies", "liento", "níveo", "crujido", "cosquillas", "yacija", "quejigal", "zuna", "bauprés", "aroma"...
Valsaín, en Segovia.

Borges sueña con el tigre


DREAMTIGERS

En la infancia yo ejercí con fervor la adoración del tigre: no el tigre overo de los camalotes del Paraná y de la confusión amazónica, sino el tigre rayado, asiático, real, que sólo pueden afrontar los hombres de guerra, sobre un castillo encima de un elefante. Yo solía demorarme sin fin ante una de las jaulas en el Zoológico; yo apreciaba las vastas enciclopedias y los libros de historia natural, por el esplendor de sus tigres. (Todavía me acuerdo de esas figuras: yo que no puedo recordar sin error la frente o la sonrisa de una mujer.) Pasó la infancia, caducaron los tigres y su pasión, pero todavía están en mis sueños. En esa napa sumergida o caótica siguen prevaleciendo y así: Dormido, me distrae un sueño cualquiera y de pronto sé que es un sueño. Suelo pensar entonces: éste es un sueño, una pura diversión de mi voluntad, y ya que tengo un ilimitado poder, voy a causar un tigre. 

¡Oh, incompetencia! Nunca mis sueños saben engendrar la apetecida fiera. Aparece el tigre, eso sí, pero disecado y endeble, o con impuras variaciones de forma, o de un tamaño inadmisible, o harto fugaz, o tirando a perro o a pájaro.

Jorge Luis Borges, El hacedor, 1960