Bitácora de Héctor Acebo, poeta, periodista cultural y doctor en Periodismo

Bitácora de Héctor Acebo, poeta, periodista cultural y doctor en Periodismo.
-Correo: acebobello@gmail.com
-Instagram: @hectoracebo
-Twitter: @HectorAcebo

martes, 31 de mayo de 2011

Un precioso poema (en edición bilingüe) de Ezra Pound


BLACK SLIPPERS: BELLOTTI

At the table beyond us
With her little suede slippers off,
With her white-stocking'd feet
Carefully kept from the floor by a napkin,
She converses:

«Connaissez-vous Ostende?».

The gurgling Italian lady on the other side of the restaurant
Replies with a certain hauteur,
But I await with patience,
To see how Celestine will re-enter her slippers.
She re-enters them with a groan.

***

ZAPATILLAS NEGRAS: BELLOTTI

En la mesa de más allá,
tras haberse quitado las zapatillas de ante,
con los pies enfundados en medias blancas
y cuidadosamente posados sobre una servilleta,
ella conversa:

«Connaissez-vous Ostende?».

La gorjeante dama italiana en la otra punta del restaurante
replica con cierta altivez,
pero yo espero pacientemente
a ver cómo Celestine vuelve a ponerse las zapatillas.
Se las pone con un gemido.

Ezra Pound, Personae.
Traducción de Javier Calvo.

sábado, 28 de mayo de 2011

Acerca de la lamentable actuación policial contra el 15-M en Barcelona


"Podrán herirme, pero no dañarme. / Podrán matarme, pero no morirme. / Mientras viva la inmensa mayoría." (Blas de Otero).

Reivindicando el derecho de reunión y de libertad de expresión.

Desde Madrid, para Barcelona.

viernes, 27 de mayo de 2011

Mi ópera prima, 'Camas de hierba', en los medios de comunicación (IV)

En La Huella Digital de hoy, se ha publicado un artículo que versa sobre el acto de presentación de mi ópera prima, Camas de hierba. El texto, que lleva por título "Héctor Acebo presentó, de la mano de Martínez Sarrión, su primer poemario", lo reproduzco a continuación:
“Antes de que se fraguara, en la Puerta del Sol, el Movimiento 15-M –¡esa floración de níscalos!–, mi desabrimiento de ánimo era mayúsculo. Y pensaba: ¡Hay que tener mucho temple para lanzar a la calle, a cuerpo gentil (sin maestros, sin grupos, sin cafés, sin conciliábulos…), un primer libro de versos!”.

Son las palabras del reputado escritor Antonio Martínez Sarrión (Albacete, 1939), que se encargó de presentar oficialmente el pasado 20 de mayo, en la madrileña librería Fuentetaja, Camas de hierba (Ediciones Vitruvio), la ópera prima del poeta y periodista Héctor Acebo (San Tirso de Abres, Asturias, 1987), jefe de Opinión de LA HUELLA DIGITAL. El acto, que duró unos 50 minutos, comenzó alrededor de las 20 horas y fue conducido por el poeta Pablo Méndez, editor de Vitruvio.

Camas de hierba es un poemario escrito, entre 2008 y 2010, bajo la tutela de Martínez Sarrión. El propio poeta, traductor, crítico y memorialista albaceteño, que cuenta en su haber con más de una decena de poemarios, hizo hincapié en la madurez literaria de Acebo: “A pesar de su corta edad, este asturiano es un lector voracísimo, y en Camas de hierba se nota –de una manera oblicua o directa– la cita de sus poetas, músicos y cineastas favoritos. Héctor –que aprendió muy rápido– siempre tuvo claro lo que no debía hacer, alejándose de determinados latiguillos e imitaciones, por muy a la moda que éstas estuvieran”.

“La ópera prima de Héctor Acebo –prosiguió Martínez Sarrión– está escrita con un aire desenvuelto y, las más de las veces, provocador. Atraviesan su obra la carnalidad y el erotismo (presente de una manera muy clara y muy franca)”. Tal y como recordó Sarrión, “los poetas jóvenes tienen tendencia a ahondar en lo confuso, en lo trágico y en lo terrible; sin embargo, en su primer libro, Héctor demuestra que posee un gran sentido del humor”.

Analizando las influencias de Héctor Acebo, Martínez Sarrión hizo un sintético pero enjundioso repaso a nuestra lírica del siglo pasado: “La generación del 50 puso a disposición de la poesía española una especie de decir acompasado, meditativo, cotidiano y llano. Los mejores poetas de aquella generación hicieron transitable –muy gratamente– el idioma y, además, supieron rematar, de acuerdo con el ritmo propio de la frase y sin salirse de la llaneza, sus creaciones. Esto también lo tiene a su favor Acebo, quien construye hermosamente sus poemas y los remata con una alta precisión emotiva e intelectual. Héctor me recuerda a Pepe Luis Vázquez (un legendario maestro del toreo) rematando, con la media verónica, sus grandes faenas. Volviendo al terreno de la lírica, el parentesco con los mejores poetas de la generación del 50 acredita, en fin, a mi querido Héctor y le da un marchamo que tardará mucho en agotar: estoy convencido de que su segundo y su tercer libro (que llegarán a su debido momento) serán todavía mejores que éste”.

El veterano poeta albaceteño concluyó su brillante intervención con unas reveladoras palabras: “Héctor es mi colega y mi amigo, pero no mi discípulo, porque este chico se las sabe todas. La condición de maestro, que al asturiano –tan cariñoso y expresivo– le gusta mucho repetir para referirse a un servidor, se la retiro: he notado –repito– que ya somos colegas”.

El joven poeta y su público

Por su parte, Héctor Acebo –licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense– comenzó su discurso enviando, desde la distancia, un saludo afectuoso a sus padres y agradeciendo la asistencia del público al acto. Acebo valoró el hecho de que en la librería Fuentetaja se encontrasen tres de sus profesores de la carrera (Antonio Dueñas, Félix Rebollo y Ángel L. Rubio, director de LA HUELLA DIGITAL) y no pocos compañeros de profesión: “A muchos de estos seres queridos los conocí cuando llegué a Madrid, en 2005. Me congratula que estén arropándome en mi bautizo poético. Estoy convencido de que el respeto y la educación han sido nuestros verdaderos goznes durante todos estos años, lo cual también es motivo de orgullo”.

También dedicó Héctor Acebo unas palabras cariñosas a Antonio Martínez Sarrión: “Conocerlo en persona, en 2007, fue, para mí, una especie de bautismo. La idealización de la infancia, el surrealismo, la vasta cultura cinematográfica… Todos esos rasgos de la primera poesía de Sarrión conformaban, en buena medida, mi cosmos. ¿Cómo no iba a llamarle, pues, maestro? A Antonio siempre le estaré agradecido, porque, gracias a sus consejos, a sus críticas y a su paciencia, he conseguido que mi ópera prima se acerque lo máximo posible a la concepción que uno tiene de la poesía”.

“De Martínez Sarrión –prosiguió Acebo– aprendí, entre otras muchas cosas, que en la poesía los silencios deben escucharse antes que las palabras. Me explico. La lírica conquista una de las más elevadas hazañas que cabe dentro de un libro: detener los instantes especialmente fulgorosos. Esa conquista se consigue, fundamentalmente, por medio del ritmo, de la precisión lingüística y de la emoción. El poeta, en su búsqueda de la belleza y del conocimiento, debe dejar siempre unas hilachas sueltas. Como en el erotismo, se trata de sugerir, no de mostrar. Es el lector quien debe completar los vacíos”. Héctor Acebo logró hacer suyas estas tesis gracias a Martínez Sarrión, quien le recomendó, allá por 2008, algunos ensayos fundamentales de Octavio Paz, como Los hijos del limo o La llama doble, en donde el Premio Nobel mexicano afirma que la poesía es la erotización del lenguaje.

Trayendo a colación la mención de Sarrión al actual Movimiento 15-M, Héctor Acebo recordó la bajura de la mayor parte de políticos españoles actuales, “quienes en sus discursos citan más a los deportistas que a los literatos”. En este punto, el vehemente vate albaceteño exclamó: “¡Porque esos políticos no leen ninguna poesía!”. Acebo continuó su discurso afirmando que él, como poeta, “aspira a dar un sentido más puro a las palabras de la tribu, parafraseando a Mallarmé, y a proponer una obstinada resistencia al discurso único”. Según el autor asturiano, “esta última premisa adquiere su sentido más pleno hoy, cuando las altas esferas (los famosos neoconservadores) nos quieren sumisos, dóciles y desmemoriados”.

Tras este posicionamiento ideológico y literario, Héctor Acebo leyó ocho poemas muy aplaudidos, uno de los cuales está dedicado a su madre, a quien definió como “una portadora de sentimientos”. Reproducimos aquí el poema completo, que lleva por título “Un amor de fantasía” y que fue publicado hace unos meses en LA HUELLA DIGITAL:

Tantas veces recé para convertirme
en una niña, que ahora luzco
–como ella– lunares, sortijas
y un fular azul celeste

encima de la camisa.

A veces, nos acostábamos juntos,
y lo que más me gustaba era pedirle
(cuando la madrugada arreciaba)
un vaso de leche con cacao.

Bien calentito.

No éramos novios: Yo tenía
–de puntillas– 10 años;
y ella tal vez 30, recostada.
Aida se llamaba

aquel amor de fantasía.


El profesor Félix Rebollo –doctor en Filología Hispánica y en Ciencias de la Información– escribió recientemente un artículo que versa sobre la presentación oficial de Camas de hierba: “(…) Héctor estuvo sublime con las palabras adecuadas, rítmicas, sonoras en las que la poesía que leyó hizo que la libertad se derramara sobre los asistentes, hizo que sobre nuestras cabezas se aposentara el espíritu vivificante, nutriente. (…) Héctor juega con las palabras y con el silencio para detener el tiempo. Una vez leído el libro, quizá no me equivoque, el dístico preferido es: Que descanses. Llámame / por la noche, si te destapas: no vayas a coger frío. Todo un mundo en el que el simbolismo se hace carne, pasión, entrega, necesidad.”

El poemario de Héctor Acebo ya está a la venta en algunas de las principales librerías y grandes superficies de Madrid, como Fuentetaja (C/ San Bernardo, 35), La Casa del Libro o El Corte Inglés. También ha llegado este libro a Asturias, concretamente a las librerías oventeses más prestigiosas: Cervantes (C/ Doctor Casal, 9) y Ojanguren (Plaza de Riego, 3). Del mismo modo, el pedido de Camas de hierba puede hacerse a través de la Red, en Internetlibros.com (C/ Casas y Amigó, 1 – Bellaterra, Barcelona).


Antonio Martínez Sarrión y Héctor Acebo, durante la presentación oficial del libro del asturiano.


Héctor Acebo lee uno de sus poemas, con Martínez Sarrión al lado.


Héctor Acebo firma un ejemplar de su ópera prima al doctor Félix Rebollo. Esta fotografía, al igual que las dos anteriores, es de Diana Moreno.

La Huella Digital, 27/05/2011

martes, 24 de mayo de 2011

¿Democracia o corrupción? (Otro apunte sobre los resultados de las últimas elecciones autonómicas)

Estoy de acuerdo con mi colega Eva Yera Lamas, quien escribió en su Facebook: "¡Esto es democracia y no lo de Sol!, gritaba la muchedumbre hacinada ante la sede central del PP. Bien, si por democracia entendéis corrupción y bipartidismo, desde luego que lo es. Felicidades."


La viñeta es de El Roto y se publicó en El País.

lunes, 23 de mayo de 2011

¿Centrados en ti? (Unas horas después de los resultados de las elecciones autonómicas y municipales)

Triunfo histórico del PP, cuyo lema en la campaña electoral autonómica y municipal era "Centrados en ti". ¿Centrados en quién, señores? ¿En mí, en la gente del común...? Pregúntenselo a Aznar o a Mayor Oreja, quien en 2007 se negó a condenar a la dictadura franquista, argumentando que en aquella época hubo "muchas familias" que vivieron "con naturalidad y normalidad". ¿Centrados? Sí, pero en ellos mismos.

El doctor Félix Rebollo escribe sobre la presentación de mi primer libro

Félix Rebollo (doctor en Filología Hispánica y en Ciencias de la Información) publicó el pasado sábado, en su página web, Cantando sobre el atril, un artículo de opinión que versa sobre la presentación oficial de mi primer libro, Camas de hierba. En el segundo curso de la licenciatura de Periodismo, Rebollo fue mi profesor de Movimientos Literarios y Análisis de Textos en Prensa. Este Félix siempre ha considerado la poesía como el género más salvífico de la literatura. Reproduzco su artículo (que lleva por título "Ópera prima de Héctor Acebo, ex alumno") a continuación:
"Vamos caminando en este mundo salvífico de la poesía; pero, en este caso, Héctor se apoya en otro poeta grande, ya curtido en todas las batallas, como es Martínez Sarrión. No está solo; se sirve de una pléyade irrepetible como Octavio Paz, Pere Gimferrer, Valente y Panero. Con estos nombres nos envuelve de tal manera que al construir y rematar lo poético resulte más fácil el conocimiento que es a donde quiere aupar, con ritmo, emoción, sentimiento, erotismo para dar sentido a las palabras de la tribu en expresión mallarmiana.

En la presentación del libro Camas de hierba, ayer, faltó debate, pero Héctor estuvo sublime con las palabras adecuadas, rítmicas, sonoras en las que la poesía que leyó hizo que la libertad se derramara sobre los asistentes, hizo que sobre nuestras cabezas se aposentara el espíritu vivificante, nutriente. Lógicamente, como se dijo, no supera, ni lo pretende, a Don de la ebriedad de Claudio Rodríguez, pero es el libro inicial, el sustento del porvenir poético.

No pude preguntar, aunque en mi mente revoloteó por qué el poeta, casi siempre, cuando se inicia en la poesía, alude a la poética corporal inmersa en erotismo, pensamiento que ya Octavio Paz se encargó de ventear; mas, en Camas de hierba se va más allá al incrustarse en el sexo. Héctor juega con las palabras, más con el silencio para detener el tiempo. Una vez leído el libro, quizá no me equivoque, el dístico preferido es: 'Que descanses. Llámame / por la noche, si te destapas: no vayas a coger frío'. Todo un mundo en el que el simbolismo se hace carne, pasión, entrega, necesidad".

Félix Rebollo, Cantando sobre el atril, 21/05/2011

sábado, 21 de mayo de 2011

Floración de níscalos


El poeta Martínez Sarrión, en la presentación de mi libro, se refirió al Movimiento 15-M de este modo tan precioso: "Floración de níscalos".

Anoche uno se concentró en la madrileña Puerta del Sol. Se respiraba la libertad.

Un día después de la presentación oficial de mi primer poemario


Muchísimas gracias al maestro Antonio Martínez Sarrión y a todos los amigos y compañeros que estuvisteis presentes ayer en mi bautizo poético, celebrado en la prestigiosa madrileña librería Fuentetaja. Jamás olvidaré una velada tan luminosa. Sois cómplices de mis pasiones y de mis melancolías. De mis Camas de hierba. De mis cantos.

En la fotografía, realizada ayer por Diana Moreno, aparezco al lado de Martínez Sarrión, quien, como sabéis, presentó mi libro.

viernes, 20 de mayo de 2011

Danzas desconocidas

Clark Mekon Langford afirma que en mi poemario, Camas de hierba, hay "bailes fantasma" (haciendo alusión a "Ghost Dance", el tema de Patti Smith), "conciertos de rock en Vigo" y "danzas primitivas pero inéditas". ¡Qué preciosa (y precisa) interpretación de mi obra!



Clark cita, para apoyar su tesis, el siguiente fragmento de un poema mío, "Una danza desconocida":
al salir, en vez de secarse los pies,
comienza
a bailar -descalza- una danza
hasta entonces inédita
que no alcanzo a silbar,
por mucho que la interiorice,
nunca.

En esa poesía, uno habla sobre una bella muchacha saliendo de la ducha. ¡Epifanías de la mocedad!

miércoles, 18 de mayo de 2011

Mi ópera prima, 'Camas de hierba', en los medios de comunicación (III)


En La Huella Digital de hoy, se ha publicado un artículo informativo que versa sobre la presentación de mi ópera prima, Camas de hierba. El texto, que lleva por título "Martínez Sarrión presentará este viernes el primer poemario de Héctor Acebo", lo reproduzco a continuación:

El prestigioso poeta Antonio Martínez Sarrión (Albacete, 1939) será el encargado de presentar oficialmente Camas de hierba (Ediciones Vitruvio), el primer poemario del asturiano Héctor Acebo, joven escritor, periodista cultural y jefe de Opinión de LA HUELLA DIGITAL. La presentación tendrá lugar el próximo viernes 20 de mayo, a partir de las 19,30 horas, en la madrileña librería Fuentetaja (C/ San Bernardo, 35).

Héctor Acebo (San Tirso de Abres, Asturias, 1987) es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y colabora en diversos medios (impresos y digitales) desde los 19 años. Pese a que se considera fundamentalmente poeta (tal y como ha manifestado recientemente en una entrevista concedida al diario asturiano La Nueva España, en donde colabora), Acebo también es autor de narrativa: no en vano, literariamente debutó con el relato erótico “Canon”, incluido en la antología colectiva Cuentos y reencuentros (Ed. Laria, Oviedo, 2009).

Camas de hierba es un poemario escrito, entre 2008 y 2010, bajo la tutela de Martínez Sarrión. Algunos de los poemas que componen la ópera prima de Héctor Acebo fueron publicados previamente en esta revista. He aquí dos ejemplos:

NOVIA DE NADIE

¡Pero cómo voy a perder
yo el tiempo escribiendo
para camelarte!
Mi intención única
es que, al verte pasar,
algunos de tus profesores
exclamen
(a medio camino
entre la excitación
y la pavura):
“¡Ahí va Alba,
la novia de nadie!”.

***

ALBA SALIENDO DEL SUEÑO

¡Ésta es Alba saliendo del sueño,
tableteando gemidos
y sintaxis descoyuntadas,
presagiando –como los mejores
escritores de diarios–
un lento trajín humano…!

¡Ésta es Alba saliendo del sueño!
En tal extático instante,
es posible intuir por qué
los más firmes detractores
de la realidad aman
la vida: el asomo
de unas braguitas
blancas, insinuantes…


En Madrid, el libro de Acebo ya puede adquirirse en la citada librería Fuentetaja o en El Corte Inglés. También ha llegado este poemario a Asturias, concretamente a las librerías oventeses más prestigiosas: Cervantes y Ojanguren.

Un poeta combativo


Martínez Sarrión es uno de los poetas y memorialistas españoles contemporáneos más reputados. El albaceteño ha publicado –en Alfaguara– tres volúmenes de memorias (Infancia y corrupciones, 1993; Una juventud, 1996; y Jazz y días de lluvia, 2002) y más de una decena de poemarios, entre los que destacan Teatro de operaciones (1967, reeditado por Bartleby el pasado año), El centro inaccesible (Hiperión, 1981), De acedía (Hiperión, 1986) o Poeta en Diwan (Tusquets, 2004), su última publicación lírica hasta la fecha.

Pese a que ya había publicado su ópera prima, Teatro de operaciones, Sarrión se dio a conocer al gran público en 1970, cuando fue incluido por el crítico José María Castellet en su archiconocida antología Nueve novísimos poetas españoles (Barral Editores). Junto al poeta albaceteño, figuraban en aquella antología Pere Gimferrer, Leopoldo María Panero, Guillermo Carnero, José María Álvarez o Manuel Vázquez Montalbán. La generación de los Novísimos renegó de la tradición más inmediata (la poesía social, tan en boga en aquella época), proclamando una renovación formal manifestada en el empleo de elementos exóticos y culturalistas o en el gusto por el automatismo. La formación intelectual de estos poetas determinaba en parte el enfoque de los temas tratados: Sarrión y compañía dominaban varios idiomas, viajaban constantemente y amaban el séptimo arte.

Dentro de la generación de los Novísimos, Antonio Martínez Sarrión representaba la línea más contracultural y crítica, no la veneciana o esteticista (Gimferrer, Luis Antonio de Villena, Luis Alberto de Cuenca…). Sus poemas destacaban por la energía del lenguaje y por unas posturas éticas muy en consonancia con el setentayochismo francés. Debido a ese carácter combativo, Sarrión es considerado por muchos críticos como un gozne entre la poesía más social de la generación de los 50 (Ángel González, José Agustín Goytisolo…) y el vanguardismo de los Novísimos.

El poema que sigue, “mari pili en casa de manolo”, está extraído de la primera obra de Martínez Sarrión:

mari pili cubierta de pomada
muy triste aquella niña muy abrigada
y ya ves ahora con cuatro chiquillos
mari pili poniéndose los guantes
jugando a los papás y a las mamás
en el invierno del cuarenta y nueve
era el cine aquel cuarto de la plancha
y el pasillo un eterno tobogán
mari pili jugando a las cocinas
en una fiesta con mucha merienda
y de pronto las luces que se encienden
y la pantalla rota y el asombro


Con el paso del tiempo, Sarrión ha ido depurando su estilo, alejándose –al igual que Villena o De Cuenca– de la propuesta más artificiosa de los Novísimos. Ahora su lenguaje, igual de arborescente, de tirante y de bronco que entonces, resulta más accesible, sin que por ello se resienta la calidad lírica. De esa búsqueda del silencio, de esa destilación lingüística, habla Sarrión en el poema siguiente, “La poesía es la más dilapidadora de las artes”:

¿QUÉ DECIR?
¿CÓMO?
¿CUÁNTO?
¿QUIÉN EN ESTE SEGUNDO NO HA DICHO DEMASIADO CONSIDERANDO SÓLO EL COSTO DEL PAPEL?


Además de la poesía y del memorialismo, Martínez Sarrión también ha cultivado la traducción (suya es una de las mejores adaptaciones al castellano de Las flores del mal, de Charles Baudelaire, editada por Alianza), el ensayismo –preferentemente la crítica literaria y cinematográfica– y el dietarismo.

La Huella Digital,
18/05/2011

martes, 17 de mayo de 2011

Más información sobre mi primer poemario, "Camas de hierba"

Mi primer poemario, Camas de hierba, va llegando a las librerías y grandes superficies. Ahora también podéis encontrarlo en El Corte Inglés y en Ojanguren (Plaza de Riego, 3), que es, junto a Cervantes (C/ Doctor Casal, 9), la librería más prestigiosa de Asturias.

También llegará mi ópera prima a las principales Casas del Libro de Madrid (Gran Vía, Alcalá, Fuencarral...). Huelga decir que el próximo viernes, en la presentación oficial del poemario, podréis comprar su ejemplar en Fuentetaja (C/ San Bernardo, 35), una de las principales librerías independientes de la capital española.

***

Mi editorial, Vitruvio, dedica, en su bitácora de hoy, una entrada a la presentación oficial de mi poemario. En dicha entrada, el poeta Pablo Méndez (mi editor) reproduce el poema que da título a mi libro:

CAMAS DE HIERBA

Mi abuelo
lleva el pueblo escrito en la cara.

Y mi amada lleva el pueblo
escrito en sus muslos
(que, no me canso de repetirlo,
son como dos camas de finísimas hierbas).

Los une, por tanto, un irremediable
sentimiento:
no el que yo (nostálgico)
en ellos profeso,
sí ese algo
que impide a mi amada
concentrarse:
y follarme

en la casa de mi abuelo.

domingo, 15 de mayo de 2011

El poeta Antonio Martínez Sarrión será el encargado de presentar oficialmente mi primer libro

Confirmado: Antonio Martínez Sarrión (uno de los grandes poetas y memorialistas contemporáneos de este país) será el encargado de presentar oficialmente mi primer poemario, Camas de hierba. El acto, como sabéis, tendrá lugar el próximo viernes, a partir de las 19,30 horas, en la madrileña librería Fuentetaja (C/ San Bernardo, 35). Uno, que escribió su libro bajo la tutela de este Sarrión, se siente, en fin, un privilegiado.


Martínez Sarrión recita su conocido poema "el cine de los sábados".

viernes, 13 de mayo de 2011

Mi ópera prima, 'Camas de hierba', en los medios de comunicación (II)


La Nueva España, el diario asturiano más influyente, publicó ayer una entrevista que me hizo Tania Cascudo. Reproduzco el artículo completo (con su titular) a continuación:

«Un primer libro deja una sensación extraña, sientes que has cubierto una etapa»

HÉCTOR ACEBO, escritor y periodista de San Tirso de Abres

San Tirso de Abres,

T. CASCUDO

El joven periodista santirseño Héctor Acebo, colaborador de LA NUEVA ESPAÑA, acaba de publicar -con la editorial Vitruvio y bajo la tutela del poeta Antonio Martínez Sarrión- su primer libro de poesía. Lleva por título «Camas de hierba» y se presentará oficialmente el próximo viernes 20 de mayo en la librería Fuentetaja de Madrid. Acebo, de 24 años, acaba de finalizar la licenciatura en Periodismo en la capital madrileña, donde reside, y actualmente compagina sus estudios con colaboraciones en distintos medios.

-De vocación, ¿poeta o periodista?

-Pese a que soy un escritor que se mueve en diferentes géneros (incluido el periodismo), fundamentalmente me considero poeta. La lírica es, no sólo el germen de cualquiera de mis creaciones, sino de toda la literatura. Como todo poeta que se precie, aspiro a renovar el lenguaje, a proponer una obstinada resistencia al discurso único. Esta premisa adquiere su sentido más pleno hoy, cuando las altas esferas -los famosos neoconservadores- nos quieren dóciles, sumisos y desmemoriados.

-¿Qué se siente al publicar el primer libro?

-Es una sensación extraña, pero placentera. Uno ve recompensado su esfuerzo después de tantas noches en vela puliendo los detalles y siente que, por fin, ha cubierto una etapa importantísima de su obra. Y de su vida.

-Las editoriales, ¿ayudan a los nuevos talentos o hay que llamar antes a muchas puertas?

-Hoy es muy difícil publicar tu ópera prima, sobre todo en el género lírico, que es minoritario y reporta a las editoriales muy pocos beneficios económicos. Un poeta novel como yo tiene que llamar, en efecto, a varias puertas. Sabes, de entrada que, salvo que hayas ganado un premio literario de reconocido prestigio, las editoriales más notorias no publicarán tu obra.

-La poesía hace públicos sentimientos muy íntimos. ¿Impone?

-Desde luego. La lírica es el género más subjetivo, más intenso y más sentimental de la literatura. De hecho, uno, cuando publica un poema o cuando participa en un recital, siempre tiene la sensación de estar haciendo un «striptease».

-¿En qué medida está presente su tierra en su obra literaria?

-Al igual que Madrid, mi tierra funciona, en la mayor parte de los poemas de mi libro, como telón de fondo. Cuando quiero escenificar un momento erótico o amoroso, tiendo a recrear algún rincón del valle de San Tirso y de Miranda (Lugo). Por otra parte, cuando pretendo ser mordaz o austero, suelo imaginar las calles más céntricas de Madrid o las aulas de mi Facultad.

(La Nueva España -edición de Occidente-, 12/05/2011)

jueves, 12 de mayo de 2011

Una enérgica canción de Elvis Costello



En «Watching The Detectives», Elvis Costello gruñe porque su amada está enganchada a la televisión. Es Costello contra la sociedad capitalista. Evidentemente, gana el enérgico cantante. Por goleada.

lunes, 9 de mayo de 2011

sábado, 7 de mayo de 2011

Mi ópera prima, 'Camas de hierba', en los medios de comunicación

Algunas publicaciones, como La Comarca del Eo (semanario editado por el diario lucense más influyente, El Progreso), ya se han hecho eco de la aparición de mi primer libro, Camas de hierba. En la revista La Huella Digital de hoy, ha aparecido (con el titulo "El poeta y periodista Héctor Acebo publica su ópera prima") este artículo informativo:

Héctor Acebo, joven escritor, periodista cultural y jefe de Opinión de LA HUELLA DIGITAL, acaba de publicar en Madrid su ópera prima, el poemario Camas de hierba (Ediciones Vitruvio).

El libro, escrito entre 2008 y 2010, tiene como único hilo conductor “la huida del terrorismo cotidiano –no la huida de la vida–, la tentativa de salvación, el viaje hacia lo misterioso, lo sutil, lo vibrante y lo ignorado”, en palabras del autor.

Camas de hierba es un poemario escrito bajo la tutela de Antonio Martínez Sarrión, uno de nuestros grandes poetas y memorialistas vivos. Precisamente Sarrión ha destacado del libro de Acebo “la malicia, la reticencia, el erotismo (que está siempre presente) y, claro es, la cultura”. Según el autor de Teatro de operaciones, “el registro de Acebo, irónico y mordaz, evita que en sus poemas aflore cualquier atisbo de pedantería. El tono sentimental está detrás, disimulado, lo cual demuestra que el autor domina la sugerencia y el misterio”.

Algunos de los poemas incluidos en Camas de hierba se publicaron previamente en esta revista. He aquí dos ejemplos:

EL AMIGO DE LAS CHICAS

De pequeño pensé en hacerme poeta
–o, en su defecto, gay– para elogiar
la ternura y los meandros de las chicas.
Para descalzarlas, para darles un beso
en la mejilla y para decirles (una a una,
entre susurros):
“Que descanses. Llámame
por la noche, si te destapas: no vayas a coger frío…”.
Pero ellas (no sé por qué) en seguida
me vieron como a un amigo…
Y más tarde,
cuando crecimos, comprobé (para mi daño)
que a la mayoría, más que ver lo que les gustaba,
les gustaba lo que veían, fuese lo que fuese.
Como el poeta ahí no tenía cabida,
acabé escribiendo poemas en el otro sentido:
Para decirles lo que les diría
y nunca pude –ni podré– decirles.

***

NOVIA DE NADIE

¡Pero cómo voy a perder
yo el tiempo escribiendo
para camelarte!
Mi intención única
es que, al verte pasar,
algunos de tus profesores
exclamen
(a medio camino
entre la excitación
y la pavura):
“¡Ahí va Alba,
la novia de nadie!”.

La ópera prima de Héctor Acebo conforma el número 248 de “Baños del Carmen”, la principal colección de Ediciones Vitruvio, que contiene poemarios de vates tan notorios como Juan Ramón Jiménez, José Ángel Valente, Federico García Lorca, Miguel Hernández o Antonio Machado. “Ese es el panteón ante el cual respondo. Literariamente, uno nunca había estado tan arropado”, confiesa Acebo.

En Madrid, la presentación de Camas de hierba tendrá lugar el 20 de mayo en Fuentetaja (C/ San Bernardo, 35), una de las principales librerías independientes de la capital española. El acto comenzará a las 19,30 horas.

La poesía, el germen

Nacido en San Tirso de Abres (Asturias) en 1987, Héctor Acebo vive en Madrid desde 2005. Si bien es cierto que se licenció el pasado año en Periodismo por la Universidad Complutense, escribe artículos de opinión y de crítica literaria y cinematográfica en varios medios españoles (impresos y digitales) desde los 19 años.

En la actualidad, además de su labor en LA HUELLA DIGITAL, Acebo colabora en el diario asturiano más influyente, La Nueva España, y en La Comarca del Eo (semanario editado por el principal diario lucense, El Progreso, en cuya redacción trabajó). También es crítico cinematográfico de la revista digital La Noche Americana.

En la faceta puramente creativa, Acebo se dio a conocer en la antología colectiva Cuentos y reencuentros (Ed. Laria, Oviedo, 2009), donde figura su relato erótico “Canon”, publicado también en esta revista.

Acebo considera que la lírica es no sólo el germen de cualquiera de sus creaciones, sino de toda la literatura. En ese sentido, son reveladoras estas palabras del autor asturiano: “La poesía conquista una de las más elevadas hazañas que cabe dentro de un libro: detener los instantes especialmente fulgorosos. Esa conquista se consigue, evidentemente, por medio del ritmo, de la intensidad, de la elipsis, de la síncope…”.

viernes, 6 de mayo de 2011

Sobre el Bachillerato de excelencia

A propósito del segregador y elitista Bachillerato de excelencia que implantará el próximo curso el Gobierno de la Comunidad de Madrid, escribe en buena lógica la novelista y articulista Clara Sánchez (El País, 10/04/2011):
"¿Es el mejor el que se adapta sin fisuras al sistema educativo? Y lo más importante, ¿podemos confiar en que nuestro sistema educativo seleccione a los mejores? Es un sistema rígido al que hay que adaptarse en lugar de adaptarse él a las cualidades particulares del alumno. Y por no encajar en el sistema no hay que dar por perdido a nadie, porque podemos estar excluyendo a un genio o simplemente restándole calidad de vida en el futuro a alguien."

miércoles, 4 de mayo de 2011

El refinado erotismo de Kavafis


Contemplé tanto la belleza,
que mi visión le pertenece.

Líneas del cuerpo. Labios rojos. Sensuales miembros.
Cabellos como copiados de las estatuas griegas;
hermosos siempre, incluso despeinados,
y caídos apenas, sobre la blancas sienes.
Rostros del amor, tal como los deseaba
mi poesía... en mis noches juveniles,
en mis noches ocultas, encontradas...

(Konstantinos Kavafis)

martes, 3 de mayo de 2011

Fe de erratas: Sobre la presentación de mi libro, 'Camas de hierba', en Madrid

Disculpadme. La dirección actual de Fuentetaja –la librería madrileña donde se presentará mi poemario, Camas de hierba– es San Bernardo, 35 (y no "S. B., 48"). Como ya os dije, el acto de presentación será el viernes 20 de mayo a las 19,30 horas.

Fuentetaja es, con más de medio siglo de historia, una de las principales librerías independientes de Madrid y un referente en la cultura de la capital. Ojalá podamos vernos allí...

lunes, 2 de mayo de 2011

Vocabulario bélico en tiempos de paz

Leo, por enésima vez, en el nick del Messenger de algún colega, de algún antiguo compañero de la Facultad de Ciencias de la Información, una frase de este calibre: “¿Cansado? No, lo siguiente [el subrayado es mío, H. A.]”. ¿Qué tiempo es éste en que a un comunicador le da vergüenza o pereza escribir con rigor? ¿Por qué no utiliza el adjetivo exhausto (o extenuado) para definir un absoluto agotamiento? A estas alturas no sé de qué me sorprendo: cuando, en una ponderación, empleo potentes calificativos (tales como morrocotudo, colosal u homérico), algunos colegas se sienten extrañados, me miran con rechazo, fruncen el ceño…

Tuve hace no mucho un paradójico debate con una fémina de mi generación… (Permítanme que quiebre el discurso para hacerles una pregunta: ¿Han advertido en el enfoque de esta última oración algún matiz anormal? Reflexionen.) Aquella compañera me reprochó la utilización –en un trabajo universitario– del sustantivo fémina, argumentando que éste desprendía machismo. Me quedé atónito. Y recurrí al diccionario de la RAE (vigésima segunda edición) para mostrarle la única acepción de tal término:

1. mujer (persona del sexo femenino).

Mi compañera no admitió su error. E, inmediatamente, busqué un sinónimo de mujer que siempre consideré machista: hembra, cuyas dos primeras acepciones son las siguientes:

1. Animal del sexo femenino.
2. mujer (persona del sexo femenino).

En esta palabra hay, evidentemente, un matiz sexista, una animalización… A mi entender, fémina es, junto a dama, el sinónimo más próximo o adecuado para referirse al sexo opuesto, sin distinción de edad (si no, hablaríamos de niña, de señora, de señorita…). De la misma forma que varón y caballero son acaso las palabras más equiparables a hombre. Todos estos intentos, en fin, sólo sirvieron para reafirmar mis argumentos: la chica seguía en sus trece.

¿Qué tiempo es éste –pensaba yo al leer cierto nick del Messenger– en que a un comunicador le da vergüenza o pereza escribir con rigor? ¿No deberíamos dar ejemplo a las nuevas generaciones, quienes, acaso por influjo de la televisión, recurren más que nunca al insulto (hijoputa, maricón, gilipollas…) para demostrar odio o… ¡cariño!? En ese último sentido, recuerdo que los protagonistas republicanos de La lengua de las mariposas (la emotiva película de J. L. Cuerda inspirada en el relato de Manuel Rivas) denominaban, entre lágrimas, asesino o cabrón a un maestro –de esa misma ideología– condenado. La única diferencia es que aquéllos tenían vedado –tras el derrocamiento del régimen legal y democrático– el acceso a las palabras: a la poesía, al pensamiento, a la vida…



La Noche Americana,
1/5/2011

domingo, 1 de mayo de 2011

Mi madre

Venciste, mujer, con no dejarte vencer.

He aquí un verso de Calderón de la Barca que me recuerda a Aida, mi madre, una auténtica luchadora y una portadora de sentimientos.

En mi ópera prima, Camas de hierba, le dedico el poema que sigue:

UN AMOR DE FANTASÍA

Tantas veces recé para convertirme
en una niña, que ahora luzco
–como ella– lunares, sortijas
y un fular azul celeste

encima de la camisa.

A veces, nos acostábamos juntos,
y lo que más me gustaba era pedirle
(cuando la madrugada arreciaba)
un vaso de leche con cacao.

Bien calentito.

No éramos novios: Yo tenía
–de puntillas– 10 años;
y ella tal vez 30, recostada.
Aida se llamaba

aquel amor de fantasía.