Bitácora de Héctor Acebo, poeta, periodista cultural y doctor en Periodismo

Bitácora de Héctor Acebo, poeta, periodista cultural y doctor en Periodismo.
-Correo: acebobello@gmail.com
-Instagram: @hectoracebo
-Twitter: @HectorAcebo

lunes, 27 de enero de 2020

HOLLYWOOD


—¿Sabes qué significa, etimológicamente, "Hollywood"? —La verdad es que no... —"Acebedo", o sea, "bosque de acebos". El acebo es un arbusto o pequeño árbol. —¡Se ve que usted siempre ha estado ligado al cine!
(Risas.) ¡Eso parece!

miércoles, 15 de enero de 2020

EL RETORNO

UNA IMAGEN condensa tu retorno a Bolivia, concluidas las vacaciones invernales: antes del amanecer te despiertas, presa del jet lag, y, durante bastantes segundos, no tienes claro si te encuentras en tu Santiso nativo, en Lugo o en Cochabamba. Se te hace extraño no escuchar las cariñosas voces de tus padres, el idioma gallego. En efecto, siempre duele dejar tu tierra, la gente a la que más quieres, el espacio en el que aprendiste a enfrentarte al mundo; pero sabes que en Bolivia te esperan sugerentes retos profesionales, intelectuales, artísticos y, desde luego, vitales. Aquí seguirás creciendo en experiencias y abriendo tu mente. Además, te encuentras donde más se te valora y se te respeta, y esa deuda será siempre impagable para ti; ahora sabes que la dignidad de una persona se fundamenta especialmente en el deseo de integrar al extranjero. Por todo ello, aunque ames tu tierra, aunque conozcas el sabor de la añoranza, regresas convencido de que hoy tu sitio está en el país latinoamericano.

Cae la tarde sobre Cochabamba, y de vuelta a casa recuerdas aquella frasede Gemma (otra emigrante europea) en la serie argentina ‘Vientos de agua’, dirigida por Campanella: «Yo sigo ‘avanti’. ‘Avanti’ antes y ‘avanti’ siempre». Pues eso: adelante, pero con la memoria intacta.

Servidor, en Tarata, Cochabamba. Imagen de Julio César Ureña.

                   (Publicado en El Progreso de Lugo, 14/01/2020.)

jueves, 2 de enero de 2020

ARTISTA

El artista se distingue del artesano por su visión poliédrica, por su capacidad para utilizar varias miradas en un mismo concepto o argumento.

martes, 31 de diciembre de 2019

LENIN, SEGÚN SHKLOVSKI

Cuenta Shklovski (intelectual a quien cité en mi tesis doctoral) que Lenin “llegó cuando la revolución [rusa] ya era un hecho y se apalancó". Arrancó “en calidad de invitado”, pero “persuasivo, preciso y pertinaz” como era, estaba llamado a desempeñar “un papel relevante”.

domingo, 29 de diciembre de 2019

PERSUASIÓN

No perderé el tiempo tratando de persuadirte, porque si entiendes mis ideas, no las aprobarás. Y si las apruebas, es que no las has entendido. 

(A la manera de Quelonio, maestro de Retórica.)

MAESTROS

Honor a aquellos de los que recibimos enseñanzas, sean de tipo intelectual, laboral, ético, amoroso, erótico... Sin la generosidad de esos seres especiales, la sociedad sería definitivamente un infierno.

sábado, 28 de diciembre de 2019

RONDA DAS FONTIÑAS


PRANTO CONTIDO: esta tarde pasei polo barrio de Lugo no cal vivín uns dous anos.

LLANTO CONTENIDO: esta tarde pasé por el barrio de Lugo [Galicia] en el cual viví unos dos años.

VOCES ROTAS

Según Hemingway, «Todos estamos rotos, así es cómo entra la luz». ¿Será por eso que, en el canto, a uno le atraen tanto las voces desgarradas?

viernes, 27 de diciembre de 2019

PATXI ANDIÓN, EL GUERRERO SOFISTICADO

Patxi Andión.


SALVO en contados casos, el morbo y el intento de uniformización de su larga y varia trayectoria musical son los juncos con que se han tejido las notas necrológicas sobre Patxi Andión. La prensa ha gastado mucha más tinta en recordar su efímero y accidentado matrimonio con Amparo Muñoz (Miss Universo 1974) que en poner de relieve sus cualidades como profesor universitario, investigador o intérprete cinematográfico y televisivo.
En una entrevista concedida a la revista musical Efe Eme (28/01/2009), el artista vasco-madrileño establecía una discutible pero sugerente diferenciación entre el ‘actor’ y el ‘intérprete’, afirmando que el primero "debe tener el deseo, el ánimo, el gusto de transformarse continuamente en otro". Patxi Andión se sentía "intérprete", al considerar que ante las cámaras no dejaba de ser "él mismo", incluso aunque sus papeles estuviesen alejados de sus actividades habituales. ¿Cómo se explica esta paradoja? Cuando Andión se acercaba profesionalmente al séptimo arte, rescataba a aquel muchacho que veía películas con verdadera devoción, aquel pequeño Patxi que —como él mismo contaría— asistía a las salas de cine madrileñas igual que otros acudían a la iglesia. En el intérprete confluían esa cinefilia con una curiosidad voraz por todo lo que le rodeaba, la misma que —convertido ya en cantante de éxito— le llevó a licenciarse en Periodismo y a doctorarse en Sociología. En los rodajes, el guipuzcoano era una especie de espectador activo. Ese gran respeto, ese no querer ensuciar una casa que consideraba ajena, le obligaba a estudiar profundamente las acciones de sus personajes y, sobre todo, le impedía caer en la grandilocuencia. Da igual que abordase un papel de detective (Asesinato en el Comité Central) o de empleado de una gasolinera (La otra alcoba); aunque adoptase comportamientos ajenos, desprendía —auténtico— tanta sobriedad como en la vida real. Si la voz y la mirada son signos distintivos de una persona, podemos decir que, profesionalmente, Andión no practicaba el engolamiento ni exageraba el gesto. En cierto modo, no dejaba de ser ‘él mismo’ en aquellas producciones cinematográficas y audiovisuales.
Aunque para mí actuación e ‘interpretación’ sean sinónimos, siempre defenderé el modelo estilístico de Andión (la contención) como el único verdaderamente efectivo para el cine y la televisión. Tengamos en cuenta que, en estos ámbitos, el abundante uso de los primeros planos magnifica cualquier matiz, por mínimo que sea; la desmesura difícilmente pasa la prueba del algodón. Era el vasco un actor al que no se le notaba que actuase; su naturalidad hacía honor a aquel memorable aforismo del cineasta Bresson: "Producción de la emoción, obtenida por un resistirse a ella". De la contribución de Andión a las pantallas, quisiera destacar su protagónico papel de periodista en ‘Página de sucesos’ (1985). Pueden ver esta interesante serie, que dirigió el cineasta Giménez Rico, a través de la web de RTVE.
Unos apuntes finales, a vuelapluma, sobre el famoso Andión cantautor. Resulta injusto que la mayor parte de mass media repare únicamente en su etapa inicial, la de las canciones protesta, que arranca con Retratos (1969). Son años productivos en los que nuestro protagonista —convencido antifranquista— canta fuerte y muy ronco, "como un guerrero", a decir de un crítico portugués. Pero en los albores de los 80, Andión lleva cabo —sin renunciar a su esencia— un giro expresivo que, guste más o menos, no merece ser pasado por alto. Es la época de Amor primero (1983), probablemente su disco más exitoso, donde colabora Mocedades. El cantautor abre su paleta temática a la intimidad sin dejar de cultivar la denuncia social, siempre escorado a la izquierda. Además, comienza a versionar en castellano éxitos de Lucio Dalla —MaríaTransbordo en SolOh, qué será…— y, bajo el influjo de este maestro italiano, refina su voz de barítono. El guipuzcoano sigue sonando desgarrado, pero adquiere una sorprendente riqueza de matices. Incluso se atreve con tonos bastante agudos, y acaso es ahí donde su arenoso timbre resulta más atractivo: por ejemplo, en el estribillo de María parece un cantante de soul: "Y soñé la libertad / y salir de aquí algún día, día, día". En esa secuencia suelta esquirlas de pasión… 
Me siento orgulloso de haber compartido espacio en una antología literaria, ‘Amores infieles’ (2014), con el Dr. Andión. Intelectual y obrero, tierno y áspero, soñador y rebelde, yo lo definiría como "el guerrero sofisticado".