Bitácora de Héctor Acebo, poeta, periodista cultural y doctor en Periodismo

Bitácora de Héctor Acebo, poeta, periodista cultural y doctor en Periodismo.
-Correo: acebobello@gmail.com
-Instagram: @hectoracebo
-Twitter: @HectorAcebo

lunes, 3 de marzo de 2008

De carrerilla


HÉCTOR ACEBO
Rigidez. Esa fue la primera impresión que suscitó ante este espectador el debate (Zapatero vs Rajoy), por llamarlo de alguna manera, del pasado lunes. Por una parte, el formato del programa no ofrecía muchas expectativas: los bloques de arranque y de despedida (con los candidatos mirando a la cámara –y en el caso de Rajoy, leyendo descaradamente el discurso-) parecían más bien una cuña publicitaria del Ronaldinho de turno. Por otra parte, como cabía esperar, los candidatos a la presidencia del Gobierno no ayudaron a fundir el hierro, limitándose a responder, de carrerilla (salvo en algunos casos de lucidez que caracterizan últimamente a Zapatero, no hablemos de los insultos del alumno de Aznar…) a cada cuestión planteada –eran obvias, para qué engañarnos–, sin jugar con la improvisación que debería caracterizar a estos debates públicos. ¿Qué diría González?

Pero no nos engañemos. Si bien es cierto que los candidatos no cumplieron con las expectativas que se les presuponen como líderes (y oradores) de los dos partidos políticos más influyentes de España, las ideas que transmitieron, como resumen de sus actuaciones en estos cuatro años de legislatura, son muy distintas. El presidente del Gobierno representa a la izquierda nueva que necesita Europa (incluso la burguesía, pues el ansia imperialista suele traducirse en importantísimos sucesos terroristas, como pudimos comprobar hace cuatro años: ¿es posible que tengamos tanto Alzheimer?), a fin de extender los derechos sociales. Eso lo saben, muy a su pesar, los ultraconservadores que llevan las riendas del PP (el asesinato político de Gallardón demuestra que a día de hoy, por muchos disfraces que se saquen de la mochila, no hay espacio para el sector más cercano al centro). ¿Se había atrevido alguien antes a cuestionar el pensamiento vaticanista (moral sexual, modelo de familia…) que asfixiaba a la población? Las generaciones venideras sabrán que este Gobierno ha sido, por méritos propios, el de las reformas sociales (desde la Ley de Dependencia hasta la Ley de Memoria Histórica). Zapatero no hizo otra cosa que recordárnoslo.

Rajoy, por su parte, llevó a cabo la estrategia de desgaste y demagogia heredada de Aznar. No debe extrañarnos, por tanto, que los tres ejes básicos de esta legislatura hayan confluido en la pantalla: 1- la ruptura de España y los éxitos imaginarios de la banda terrorista (menos mal que Zapatero recordó a Rajoy la repugnante frase que, en su día, vomitó Aznar: “ETA es el movimiento de liberación del pueblo vasco”), 2- crisis económica irreversible (el repaso dialéctico que Solbes dio a Pizarro en el otro debate ha servido para aclarar las cosas) y 3- los exageradísimos problemas de la inmigración (¡cuando Zapatero llegó al poder, había 700.000 emigrantes sin papeles!), esto es: el mejor caldo de cultivo para fomentar el racismo y la xenofobia. ¿Han aportado alguna solución constructiva? Sí, llamar untados a Barceló, Serrat, Villena, Almodóvar y tantos otros que creen en el futuro. (¡Qué casualidad: la elite cultural de nuestro país apoya a Zapatero!).

Desde luego que ha habido errores en este Gobierno (sin ir más lejos, la falta de claridad a la hora de enfocar la política antiterrorista), pero el PP no ha demostrado estar al lado de los ciudadanos en estos temas tan delicados (–en ese sentido, la campaña de Zapatero en la oposición fue ejemplar–). La agresividad de Rajoy demuestra, frente a la tranquilidad del jefe de Ejecutivo (que consiguió transmitir acertadamente su meritorio balance de legislatura –economía saneada, mayor extensión de derechos sociales…­–), que “el rigor de los datos se ha contrapuesto a la demagogia”, Mª Antonia Rodríguez dixit. Eso sí, en el debate de hoy Zapatero no debería consentir que se le acuse de agredir a las víctimas del terrorismo. Solamente el PP ha traficado con las emociones.

10 comentarios:

Abel España Carrera dijo...

La política cada vez vale menos. Está claro. Además se avanza hacia una situación que huele a bipartidismo que tira para atrás. Llamazares se ha quejado, y con razón.

A ver que hacen/dicen en el debate de dentro de una hora. Parece que cambiará un poco la cosa porque hoy en teoría se dedicará a propuestas de futuro. A ver si se matizan algunas promesas (no las del Este), como los 500 millones de árboles de Rajoy.

Hale, a verlo y mañana sacamos conclusiones.

PD: los de elmundo.es se han sacado un test para que la gente descubra con quien es ideológicamente más acorde. Éste es el enlace

http://www.elmundo.es/especiales/
2008/02/espana/elecciones2008/
aquienvotar/aquienvotar.html

(únelo todo en el navegador)

Anónimo dijo...

España se rompe.....
En estos foros no hay más que rojos.
Como diría el brillante Federico Jimenez: "No sé lo que pasará este lunes en el segundo debate ni lo que saldrá de las urnas el 9 de marzo. De lo que cada vez estoy más convencido es de que la pervivencia actual y hasta la simple existencia del PSOE como tal es incompatible con la supervivencia de la Nación.".

J Luis Enriquez

HÉCTOR ACEBO dijo...

¡Je, je, je! Menos mal que te conozco... Gracias por pasarte por aquí.
Que te vaya bonito, como decía un tal José Alfredo.
Abrazos desde Madrid,
Héctor.

Abel España Carrera dijo...

Por cierto, la frase de Mª Antonia Iglesias queda un pelín desvirtuada teniendo en cuenta que ambos candidatos falsearon datos.

MANUEL MAÑERO dijo...

Cómo me gusta que, teniendo ideas políticas tan diferentes, seamos capaces de escucharnos, de dialogar, de debatir, y de dejar a un lado prejuicios y borreguismos. Qué pena que no haya más gente de izquierdas racional e inteligente como tú, Héctor, que sepa darle sentido de verdad a ideas como el socialismo. Y, en busca de la virtud y del bien ciudadano, unamos fuerzas. Yo por un lado, tú por otro, y que nos apoyen quienes puedan.
Me encanta leer cosas así. Firmes, convencidas y bien argumentadas. Enhorabuena

HÉCTOR ACEBO dijo...

No quiero entrar en la dinámica de las comparaciones, pero, si mal no recuerdo, el PSOE utilizó datos escogidos (es decir, datos favorables en un breve espacio de tiempo, no correspondientes, en algunos casos, a la totalidad de la legislatura) y el PP... ¿llegó a falsificar directamente los datos?
De todas formas, creo que ha quedado claro la demogagia y las agresiones al presidente del Gobierno. ¿Recuerdas algún insulto de ZP a Rajoy? Creo que lo de Rajoy ha sobrepasado el umbral de la libertad de impresión.

HÉCTOR ACEBO dijo...

Muchísimas gracias por el comentario, querido Mañero. Yo también creo lo mismo que tú, ya sabes que, por encima de cualquier partido, creo en la disidencia, sólo ésta nos hace más libres, más iguales, más humanos... La democracia es lo principal. Gracias a Dios se han quedado atrás el socialismo anquilosado de la URSS (ojalá le quede poco tiempo a Cuba) y los fascismos. A ellos les debemos la destrucción del entendimiento y de la democracia. Gracias una vez más por compartir conmigo la libertad que no abunda, desgraciadamente, en nuestra Facultad (la de Periodismo, para los que nos conozcan...).
Que decida el pueblo. Yo lo respetaré, y seguro que tú también, porque creemos en la libertad de expresión.

Abel España Carrera dijo...

Zapatero ahora ya no agrede a las víctimas del terrorismo. Ahora sólo apoya la guerra de Irak.

Por cierto, ¿una decena son diez?

Javier dijo...

Si se me permite intervenir, aun habiendo transcurrido algunos días desde el debate, en primer lugar me gustaría que alguien me aclarara el comentario del autor "por encima de cualquier partido, creo en la disidencia, sólo ésta nos hace más libres, más iguales, más humanos", ya que no termino de asociar correctamente el término "disidencia" con la situación actual de España.

En mi opinión el debate puso otra vez de manifiesto la ineptitud de los dos candidatos, el pésimo planteamiento del debate (pocos turnos demasiado largos que incitan al monólogo) y una mediocre moderación de Olga Viza, que de una forma aparentemente arbitraria intervenía ante las interrupciones que ambos candidatos realizaban con su respectivo oponente.

Uno de los pocos fragmentos dignos de llamarse debate, conveniente en el fondo pero inadecuado en la forma (ejemplo de la muy mejorable moderación de Olga Viza), fue aquel en el que se habló de la Guerra de Iraq, que demostró por un lado la mediocridad de los dos candidatos y por otro su falta de respeto mutuo. Esto último por las continuas interrupciones antes mencionadas, y lo primero por la falta de originalidad en los argumentos por parte de Zapatero (ya sabemos que dice que hizo lo correcto al retirar antes de tiempo las tropas de Iraq) y el cinismo por parte de Rajoy, negándose a admitir las mentiras que sirvieron de justificación a esa vergonzosa y condenable invasión.

Pues eso...

Abel España Carrera dijo...

Creo que a lo que se refiere "el autor" con su referencia a la disidencia (palabra y concepto que le encantan, dicho sea de paso)es a que la disidencia, el debate (nunca mejor dicho) entre dos personas que piensen diferente ayuda a enriquecer a ambas por igual. Y hablando de política se nota bastante porque en discusiones de este tipo se cultiva la argumentación. Si todos te dan la razón, ¿qué falta haría defender tu postura?